Volver

Un buen plan de acción: 8 Estrategias para cuidar de un ser querido

Como dicen en los deportes, la mejor defensa es un buen ataque. Lo mismo ocurre en el ámbito doméstico, donde el cuidado de un ser querido o de un miembro de la familia que padece incontinencia a menudo requiere pensar en el futuro y tener un buen "plan de acción".

Establecer un plan de manejo, o una rutina para el cuidado, es una buena manera organizar el tiempo y al final tener una experiencia gratificante. Al tener un plan de acción, usted está en mejores condiciones de brindar atención a su ser querido y aun así tener los recursos y energías necesarios para cuidarse a sí mismo.

Aquí le compartimos ocho estrategias que pueden ayudarle a mantenerse al día cuando cuide a un ser querido con incontinencia:

 

1. Esté preparado.

Cuando salga con su ser querido, asegúrese de que haya ido al baño antes de salir de la casa. Prepárese llevando consigo productos absorbentes adicionales y toallitas húmedas donde quiera que vaya. Guárdelos discretamente en un bolso y llévelos con usted en caso de necesitarlos.

 

2. Tener claro todo antes de salir.

Verifique la ubicación de los baños públicos para asegurarse de que sean de fácil acceso. Esto puede significar hacer algunas llamadas telefónicas antes de llegar o hacer una visita rápida con anticipación. Usted querrá asegurarse de que las instalaciones fuera del hogar se acomoden a su ser querido de manera cómoda y limpia. Comunique cualquier preocupación al lugar donde vaya a ser atendido con anterioridad.

 

3. Hacer que sea rutinario.

Establecer rutinas diarias y nocturnas con su familiar también es una buena idea. Le permite a su ser querido predecir cuándo tendrá que ir al baño. Fuera de las rutinas, los productos absorbentes Plenitud® pueden ofrecer la tranquilidad que su ser querido necesita para evitar accidentes o fugas.

 

4. Maneje los medicamentos.

Si su ser querido está tomando medicamentos que afectan su incontinencia, asegúrese de entender cómo administrarlos, cómo almacenarlos y cómo manejar cualquier efecto secundario que pudiera tener.

 

5.Tome tiempo para usted.

Fuera del cuidado diario, asegúrese de tener tiempo libre regularmente, incluso si son unas pocas horas, una o dos tardes a la semana. Haga arreglos para que le ayuden en esos momentos y salga de la casa. Vaya a un lugar diferente -a dar un paseo o al cine- para cambiar completamente de ambiente. Si bien es posible que necesite hacer muchas diligencias, no deje que eso le quite todo su tiempo libre. Sea creativo y persistente al pedir a familiares de confianza que le ayuden en todo lo que puedan.

 

6. Manténgase saludable.

Manejar su salud, así como la de su familiar, es extremadamente importante. Asegúrese de llevar una dieta balanceada, descansar adecuadamente y hacer ejercicio con la mayor regularidad posible.

 

7. Consiga equipos de apoyo.

Encontrar grupos de apoyo puede ser de gran ayuda para los cuidadores. Es reconfortante hablar con otras personas que entienden por lo que estás pasando. Pueden ofrecer ideas útiles para animarlo, o simplemente escucharlo y entenderlo.

 

8. Recibir entrenamiento.

Saber cuándo pedir ayuda es clave. Asegúrese de obtener las respuestas que necesita. Si no sabe o no entiende algo, no tenga miedo de preguntarle a su profesional de la salud.

Estas estrategias son sólo un comienzo para establecer su plan de acción a la hora de cuidar a su ser querido. Personalice el plan de acción añadiendo algunas ideas propias. El secreto es tomarse el tiempo para pensar las cosas con anticipación. Hacer un plan, poco a poco, pero con seguridad.