Volver

¡Adiós al aburrimiento!: cómo disfrutar de una tercera edad activa

Llegar a la tercera edad no significa dejar de lado la posibilidad de realizar actividades divertidas, que además permitan socializar y adquirir nuevos conocimientos. Hay varios proyectos que posibilitan que hombres y mujeres tengan una tercera edad activa. Gozar de una juventud prolongada no es excusa para pasar la mayor parte del tiempo en casa. Para prevenir el deterioro cognitivo y la depresión, así como garantizar un envejecimiento feliz, se desarrollan actividades para adultos mayores para alcanzar una tercera edad activa.

Ventajas de un programa de envejecimiento activo

Los expertos en cuidado integral del adulto mayor saben que luego de cierta edad algunas personas suelen aislarse. En el Manual de cuidados generales para el adulto mayor, publicado en México en el año 2014, la organización mexicana Fiapam atribuye estas conductas a limitaciones del envejecimiento.

Socializar, mantener la agilidad mental y ejercitarse al aire libre son solo algunos de los beneficios que estas personas pueden obtener al sumarse a actividades para una tercera edad activa.

Es muy importante conocer las nuevas tendencias en alternativas como:

1. Tecnología para adultos mayores.

2. Terapia ocupacional para adultos mayores.

3. Guías de ejercicios para adultos mayores.

De este modo, se pueden evaluar las opciones y animarlos a participar en talleres para adultos mayores. Igualmente, conviene evaluar otros programas que se adapten a los gustos y necesidades de cada uno.

Los adultos mayores y las nuevas tecnologías

El hecho de que los adultos mayores aprendan a usar internet puede ser de mucha ayuda. Tener un conocimiento básico de las ventajas del universo online hace que estas personas se conecten de forma sencilla con muchas cosas que les agradan.

Ver videos creativos o educativos, conectarse con familiares o amigos que están lejos y tener acceso en un solo clic a temas de interés son solo algunas de las cosas que los ancianos pueden aprovechar de la tecnología.

Sentirse útil y feliz mediante la terapia ocupacional

Una de las ventajas de la tercera edad es que durante esta etapa de la vida hombres y mujeres pueden dedicarse, sin excusa, a cultivar algunos de sus hobbies o actividades favoritas.

Las alternativas de terapia ocupacional dirigidas a este público les permiten realizar actividades entretenidas para tener una tercera edad activa. Esto les ayuda a sentirse útiles, sanos y felices.

Hay programas de esta categoría que contemplan actividades como:

  • ●Jardinoterapia.
  • ●Manualidades.
  • ●Carpintería.
  • ●Pintura o dibujo

 

Son una excusa perfecta para crear, compartir y disfrutar.

Hacer nuevos amigos sin importar la edad

La socialización es fundamental entre los adultos mayores. Especialistas promueven la práctica de actividades que involucren a los miembros de la familia u otras personas de la comunidad.

Es por esto que la oferta de ejercicios para adultos mayores se vuelve cada día más variada. Centros de acción social o cultural de las principales ciudades incorporan este tipo de programas. De este modo promueven alternativas saludables en actividades para la vejez.

Club Alpha, en México, señala la importancia del ejercicio en ancianos. La actividad física en personas de la tercera edad evita caídas, previene la degeneración muscular y promueve la alegría.

Basta con evaluar cada alternativa y motivar a quienes viven la tercera edad a optar por un envejecimiento activo. Y, con ello, una vida saludable y feliz.

 

 

Referencias Bibliográficas
Club Alpha (2017). LA IMPORTANCIA DE LA ACTIVIDAD FÍSICA EN EL ADULTO MAYOR. Recuperado de: https://www.clubalpha.com.mx/index.php/enterate/articulos/335-la-importancia-de-la-actividad-fisica-en-el-adulto-mayor
Alina Hernández Navarro (S/F). Manual de cuidados generales para el adulto mayor disfuncional o dependiente. Fiapam. Recuperado de: https://fiapam.org/wp-content/uploads/2014/09/Manual_cuidados-generales.pdf

 

 

Más artículos
Anterior
Siguiente
Más artículos
Anterior
Dieta equilibrada en adultos mayores: cuidados a tener en cuenta
Siguiente
5 Mitos más sobre la mediana edad: Parte dos