Volver

Joven, activa e incontinente: la historia personal de Jane

 

Por Teri Brown

Ser activa es muy importante para cualquier persona, pero es mucho más importante para una persona que casi pierda toda su movilidad. 

Hace 5 años, Jane, una madre de 39 años residente de Lexington, KY. Y su hija de 9 años estuvieron en un accidente de auto que las dejo muy lesionadas. Jane, quien conducía mientras su hija estaba sentada en el asiento del pasajero, cruzó una intersección justo cuando otro conductor atravesaba la luz roja. El auto las golpeó con tal fuerza que hizo girar su vehículo de lado.  

Afortunadamente, ellas se recuperaron meses después con terapia física intensiva. Sin embargo, el accidente les dejó con una condición permanente: la incontinencia. "Mi hija es incontinente debido principalmente a hematomas y cicatrices en la vejiga", dice Jane. "Tenía algunas vértebras fracturadas, que interfirieron con mis nervios y ya no tengo la sensación de la necesidad de usar el baño". Pero después de pasar tanto tiempo aprendiendo a caminar de nuevo, tanto la madre como la hija están agradecidas de que la incontinencia sea el único resultado duradero del accidente.  

Para controlar la pérdida de la vejiga, sus médicos recomendaron el uso de catéteres o el uso de ropa interior absorbente, y luego de evaluar las opciones, ambos decidieron usar productos para la incontinencia.  

 

Un estilo de vida activo 

Después de su larga lucha para recuperar la movilidad, Jane y su hija estaban decididas a no permitir que la incontinencia las frenara. Sus médicos alentaron sus esfuerzos y han tenido éxito, aunque dicen que no siempre ha sido fácil.  

"Me ha costado seguir haciendo las cosas que me gustan, pero me las he arreglado", dice Jane. "Siento que, si no me mantuviera activa, me volvería solitaria e insociable. Es importante para mí salir y estar con la gente y hacer cosas". 

 

Siempre optimista 

Jane siente que la experiencia le ha enseñado a su hija muchas cosas positivas, incluido el optimismo frente a la adversidad. "Creo que esta experiencia en general le ha enseñado a mirar el lado positivo, y ese optimismo la ayuda en los juegos de voleibol y porristas", dice Jane. "Creo que mi actitud hacia nuestro problema la ayuda, porque siempre trato de tomármelo todo a la ligera. Hago bromas sobre nuestros pañales ... lo que ella piensa que es divertido. Creo que mi inteligencia sobre todo el tema la mantiene brillante. "  

Toda la actitud de Jane es de esperanza y coraje. Ella dice que después de sobrevivir a un terrible accidente automovilístico, lidiar con la incontinencia parece casi fácil, y quiere que los demás sepan que ser incontinente no tiene que terminar con su estilo de vida activo. "No debes dejar que nada se interponga en tu camino de hacer lo que amas", dice Jane. 

 

Más artículos
Anterior
Siguiente
Más artículos
Anterior
Joven, activo e incontinente: Sam
Siguiente
Alimentación para la incontinencia intestinal