Conozca las soluciones para la incontinencia urinaria

07/05/2020 -

La incontinencia urinaria se diagnostica cuando los escapes de orina, además de ser involuntarios, se vuelven constantes. Aunque sea común, esta condición puede afectar la calidad de vida de las personas que viven con ella.

Sepa que hay varios tratamientos y que, dependiendo de la causa (tipo de escapes de orina), pueden variar de persona a persona.

Antes de hablar sobre tratamientos, debemos recordar cuáles son las condiciones que pueden causar la pérdida de orina:

●      Incontinencia urinaria de esfuerzo: se caracteriza por la pérdida involuntaria de orina que aparece con el aumento de la presión intraabdominal;

●    Incontinencia urinaria urgente: en esta condición, la necesidad de orinar es repentina y, en general, la persona no puede llegar al baño a tiempo;

●     Incontinencia urinaria mixta: un poco más compleja, ocurre cuando las dos formas anteriores ocurren simultáneamente.

Debido a la anatomía femenina, la vejiga se encuentra en una región donde la musculatura es más débil. Por esta razón, los episodios de escapes de orina son más frecuentes entre las mujeres, especialmente las embarazadas, las que pasan por el posparto, las que comienzan a entrar en la menopausia (climaterio) y las que ya están ahí.

Es posible que un solo paciente combine varios tratamientos, según la evaluación del médico.

Conozca los métodos:

●      Medicación: la mayoría de las veces está indicado cuando se identifica la incontinencia de urgencia. En este caso, el médico puede elegir un tratamiento farmacológico y fisioterapéutico.

 

●    Biorretroalimentación electromiográfica: es un tratamiento que permite cuantificar el nivel de contracción muscular. Con él, es posible identificar si un músculo dado, incluido el pélvico, está activo y cuál es la proporción de actividad, restableciendo así la coordinación voluntaria y el control motor.

 

●    Electroestimulación: se realiza mediante técnicas que apuntan a fortalecer los músculos del piso pélvico, ya que la disfunción muscular representa una característica importante de la incontinencia urinaria de esfuerzo.

 

●    Fisioterapia pélvica: su función principal es fortalecer el suelo pélvico. En él, el paciente realiza varios ejercicios que fortalecen los músculos de la región y ayudan a un mayor control de la micción. Simple, esta es una opción no invasiva, sin embargo, es importante que este tratamiento esté indicado por un médico.

 

●    Terapias de intervención: este tratamiento puede ayudar mucho a controlar la pérdida de orina. Entre las técnicas, destacamos los estimuladores nerviosos, la inyección de material sintético en el tejido que rodea la uretra y también la toxina botulínica (botox).

 

●     Implantación de cabestrillo: cuando el tratamiento conservador no es suficiente, el médico puede optar por una cirugía donde, generalmente, se aplica un tejido sintético (cinta o tejido de polipropileno) alrededor de la uretra y en el cuello de la vejiga, evitando así las pérdidas de orina. Mínimamente invasivo, este procedimiento puede realizarse de forma ambulatorial e, incluso, el alta puede ocurrir el mismo día.

 

Siempre se debe discutir con su médico qué tratamiento es mejor para su condición. Lo importante es que usted mantenga la calma y sepa que, independiente del tipo de incontinencia que tenga, es posible tratarla, siguiendo así una vida normal.