Volver

Siete maneras de mantenerse en forma con incontinencia urinaria

Las pérdidas involuntarias de orina no tienen por qué impedir que usted se mantenga saludable. El cuerpo humano está hecho para moverse, y cuando usted se mantiene activo - ya sea que haga una caminata de 30 minutos todos los días o que esté levantando pesas en el gimnasio varias veces a la semana - su salud mejorará. 

 

Desafortunadamente, demasiadas personas con incontinencia (comprensiblemente) permiten que el miedo a un escape de orina les impida hacer ejercicio. Un estudio europeo encontró que más del 60% de las mujeres con un nivel medio a alto de incontinencia reportaron que era una barrera para sus esfuerzos de acondicionamiento físico. (Fuente: Investigación realizada por el Departamento de Urología del Hospital General de Ippokratio - Tesalónica, Grecia)  

 

Algunas personas incluso dicen que están “encadenados a su vejiga” y sienten que no pueden salir de casa porque su vejiga no se comporta. ¿Sabía que perder un poco de peso puede ayudar a liberarlo de esa atadura? De hecho, incluso una pérdida de peso de sólo un 10% podría ayudar a disminuir las salidas involuntarias de orina hasta en un 70%. Por lo tanto, aunque puede ser un reto superar este temor, puede ser útil recordarse a sí mismo que el sobrepeso puede contribuir a las salidas involuntarias de orina, mientras que el ejercicio puede ayudar a aliviarlas.

 

¿Cómo puede liberarse del “miedo a los escapes de orina” para poder hacer ejercicio? Aquí le damos siete consejos que podrían ayudar: 

 

Encuentre una rutina que funcione. 

Muchos expertos dicen que el mejor ejercicio es cualquiera que se realice constantemente. Si le preocupan las pérdidas de orina, considere la posibilidad de hacer ejercicio de bajo impacto, como andar en bicicleta, ir de excursión, nadar, caminar o practicar yoga. Los expertos recomiendan 150 minutos de ejercicio moderado por semana, que puede incluir diferentes formas de ejercicio en días alternos para mantener las cosas dinámicas. Encuentre algo que disfrute (o al menos no odie) luego hágalo consistentemente. 

 

Haga ejercicio en casa

Hay muchos tipos de ejercicio que se pueden realizar en casa. Si no está seguro de tener el espacio o el tiempo, hay un sinfín de ejercicios que no requieren mucho espacio o más de treinta minutos. En YouTube y en diferentes sitios web hay una amplia oferta de videos y guías para ayudarlo a ponerse en forma y para todos los niveles de acondicionamiento físico. Pruebe haciendo una sencilla búsqueda en Google y empiece a explorar las opciones disponibles

 

Dele un ritmo a su mañana

Una carrera o caminata matutina es una excelente manera de comenzar el día. Pablo, un corredor con pérdidas ocasionales de orina, sale a las 4 de la mañana, mientras aún está oscuro. “Si tengo un accidente o una fuga de orina, no hay nadie que vaya a ser testigo de ello”, dice. Comenzó a correr para perder peso y ahora es un corredor de maratón que comparte su historia personal para inspirar a otros. 

 

Practique la hidratación inteligente

Claro, es importante mantenerse hidratado. Pero beber una tonelada de agua justo antes de hacer ejercicio puede ser perjudicial para su estrategia de mantenerse seco. Considere tomar pequeños sorbos a lo largo de su entrenamiento, guardando las bebidas grandes para después. 

 

Encuentre protección que funcione durante los entrenamientos 

La protección absorbente puede ayudarle a mantenerse seco para que pueda terminar su entrenamiento antes de ir al baño. En nuestra amplia variedad de productos, desde protectores hasta ropa interior desechable, seguro encontrará una solución que se adapte a sus necesidades. Pruebe diferentes productos para determinar qué es lo que más le conviene para su discreción, comodidad y prevención de salidas involuntarias de orina.  

 

Escoja ropa negra suelta

 Hay varios productos Plenitud que son lo suficientemente discretos como para usarlos debajo de los pantalones para correr o de los pantalones de yoga. Sin embargo, es posible que se sienta más cómodo usando ropa suelta. Elija el negro u otros colores oscuros, ya que son más propensos a minimizar la aparición de salidas involuntarias de orina. 

 

Controle su tiempo 

Llevar un control de la vejiga puede ayudarle a determinar cuándo usar el baño para minimizar las salidas involuntarias de orina al realizar alguna actividad física. ¿Justo antes? ¿Justo después? Algunas personas, dependiendo de la causa de su incontinencia, descubren que pueden “entrenar” su vejiga manteniendo un programa de idas al baño cada dos a cuatro horas. 

 

Es posible que su preocupación por las posibles salidas involuntarias de orina lo hagan poner resistencia al ejercicio, pero el esfuerzo por mantenerse activo valdrá la pena. El ejercicio regular aumenta su energía, eleva su estado de ánimo, ayuda a defenderse de enfermedades cardíacas y diabetes, y promueve un mejor sueño. Así que deje atrás todos esos temores sobre filtraciones inesperadas y empiece hoy mismo.  

 

(Nota: Recuerde consultar con su médico antes de empezar cualquier nuevo programa de ejercicios, para asegurarse de que sea apto para usted) 

Más artículos
Anterior
Siguiente
Más artículos
Anterior
7 Secretos simples sobre los ejercicios de Kegel
Siguiente
Uso de la chía y sus aportes