Volver

Fisioterapia del suelo pélvico para mujeres

 Los beneficios de la fisioterapia del suelo pélvico en las mujeres

Escrito por Dra. Jennifer Berman, M.D.

La fisioterapia del suelo pélvico ha demostrado ser beneficiosa para una amplia gama de sistemas, incluyendo los gastrointestinales, sexuales y reproductivos, ortopédicos, neurológicos y dermatológicos. También es un tratamiento adicional potencial para las condiciones de dolor pélvico.

Para las mujeres en particular, la vagina, la uretra y los intestinos son vecinos tan cercanos que un efecto adverso de uno puede interrumpir la función de los tres. Los músculos que rodean a estos órganos juegan un papel importante en su capacidad para funcionar sin problemas, por lo que si los músculos del suelo pélvico sufren espasmos o se contraen involuntariamente, esto causa dolor y otros problemas para la pelvis. El dolor en esta área puede transferirse a regiones circundantes como la parte baja de la espalda, la columna vertebral, las caderas y los glúteos. Aquí es donde entra en juego la fisioterapia del suelo pélvico.

 

La fisioterapia del suelo pélvico trata una amplia gama de problemas, entre los que se incluyen:

  • • Dolor pélvico y vesical
  • • Relaciones sexuales dolorosas
  • • Dolor al usar tampones
  • • Vaginismo - Contracción espasmódica dolorosa de la vagina por contacto físico o presión.
  • • Escape, frecuencia o urgencia urinaria
  • • Problemas después del embarazo - Separación de los músculos abdominales o diátesis de recto, dolor de espalda intenso o dolor en las articulaciones de la articulación sacro ilíaca.
  • • Infertilidad
  • • Endometriosis
  • • Dolor abdominal por cirugía o tejido cicatricial

 

También se puede utilizar para tratar la a menudo enigmática, cistitis intersticial.

Los fisioterapeutas pélvicos tratan el sistema musculo-esquelético del suelo pélvico tanto interna como externamente. Una valoración inicial le dará al terapeuta una idea de dónde están las áreas problemáticas del paciente antes de tomar acción directa. Por lo general, comienzan observando cómo se sienta, se pone de pie y camina el paciente.

Para las técnicas internas, el fisioterapeuta puede masajear manualmente los pliegues o “puntos activadores"; que son músculos tensos o espasmos que se encuentran en el suelo pélvico. Estos síntomas a menudo están relacionados con la cistitis intersticial.

Si esta simple solución no alivia el dolor, el terapeuta también evalúa el funcionamiento interrelacionado de las regiones colorrectales (vulvar, vaginal y rectal) para encontrar las causas subyacentes. Debido a que un fisioterapeuta del suelo pélvico puede examinar y tratar varias áreas problemáticas a la vez, los pacientes tienen una mejor oportunidad de abordar su problema con un mismo tratamiento, eliminando la necesidad de ver a varios médicos que se especializan en un área específica dentro de la región colorrectal.

La terapia externa puede incluir masajes de tejido profundo, enrollamiento de la piel, terapia de “puntos activadores" externos, liberación de nervios y movilización de las articulaciones. Estas técnicas generalmente se administran antes de la terapia interna para que el paciente se sienta cómodo con los procesos.

También hay ejercicios y técnicas útiles que los pacientes pueden usar mientras están en casa. Éstas incluyen técnicas generales de relajación como la visualización de la relajación de los músculos del suelo pélvico, los estiramientos de la espalda y las piernas, y un enfoque en una buena postura.

Debido a la capacidad del fisioterapeuta pélvico para ver el panorama completo dentro de la región, tiene una ventaja tanto en el diagnóstico como en el tratamiento de los problemas que surgen en esta y otras áreas dentro del sistema músculo-esquelético. También pueden discernir otras condiciones que son pasadas por alto o mal diagnosticadas por los médicos generales.

Cuando un paciente puede superar cualquier molestia inicial con el proceso en marcha, la fisioterapia de suelo pélvico puede tener efectos duraderos y de gran alcance para erradicar el dolor pélvico y otras afecciones similares.

Más artículos
Anterior
Siguiente
Más artículos
Anterior
Manejando la incontinencia en el trabajo
Siguiente
5 maneras de aumentar su confianza